Blogia
FreeThe5-Antonio

The Process

MÁS DE 5 VOCES

MÁS DE 5 VOCES

El caso de los Cinco Cubanos prisioneros injustamente en Estados Unidos, ya no es un secreto para nadie, a pesar de todas las maniobras del gobierno norteamericano y los grupos extremistas de Miami por mantenerlo en silencio y publicar de vez en vez alguna que otra información calumniadora.

Ayer 20 de Agosto comenzó la Audiencia ante el 11 Circuito de Altanta. Muchos colaboradores solidarios, miembros del Comité Nacional por la Liberación de los Cinco, importantes y prestigiojas personalidades del mundo de las leyes han asisitido para apoyar esta causa y clamar por la justicia. Pero también los principales medios de prensa del país se han hecho eco del acontecimiento revelando un proceso prácticamente desconocido por gran parte de los norteamericanos. Entre ellos Chicago Tribune, Miami Hernald, AP, BBC, Atlanta Progressive News, NY Times, etc.   

Sin embargo, en la mañana del 20 de Agosto, algo ocurrió en el Sitio Web del Comité Nacional por la Liberación de los Cinco (www.freethefive.org), que ha bloqueado la página para los internautas. Todavía hoy esta página no está disponible a pesar de los esfuerzos de sus miembros, quienes reconocen el gran perjuicio que esto ocasiona a las posibilidades de reportar e informar constantemente todo lo que está ocurriendo en Atlanta. Una vez más la censura se impone en el "país de la democracia" y aunque los miembros del Comité no han responsabilizado a nadie por la intervención del sitio, este blog cree estar seguro de la fuente de tan "conveniente" percáncer.

Por Grettel Reinoso

foto: Atlanta Progressive News (http://www.atlantaprogressivenews.com/news/0215.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Los Cinco merecen la libertad y el premio Nóbel de la paz

Los Cinco merecen la libertad y el premio Nóbel de la paz  Tomado de Granma, Órgano OFicial del Partido Comunista de Cuba: www.granma.co.cu  

No solo la libertad, merecen ser indemnizados por el Estado opresor que ha violentado sus más elementales derechos causando daños físicos, síquicos y familiares a Los Cinco, y la sociedad mundial debe reivindicarlos porque ellos son responsables luchadores contra el terrorismo, han entregado lo mejor de sí no solo por su pueblo, sino por la humanidad toda

ALFONSO TORRES ULLOA*

No solo la libertad, merecen ser indemnizados por el Estado opresor que ha violentado sus más elementales derechos causando daños físicos, síquicos y familiares a Los Cinco, y la sociedad mundial debe reivindicarlos porque ellos son responsables luchadores contra el terrorismo, han entregado lo mejor de sí no solo por su pueblo, sino por la humanidad toda.

No es posible seguir contemplando tranquilamente tantas injusticias precisamente en los lugares donde debe primar la justicia: los palacios de justicia. Resulta que donde deben administrar justicia solo brinda injusticias.

Y esto ocurre en el país que se proclama paladín de la democracia y no puede haber democracia allí donde palidece la justicia, lo esencial de todo régimen democrático es el respeto a los derechos humanos, a las garantías procesales y constitucionales; pero resulta que en el caso de Los Cinco todo ha sido un circo y un atropello constante.

El caso de Los Cinco, según el prestigioso jurista norteamericano Leonard Weinglass "presenta un record más fuerte que ningún otro caso de los que yo haya estado al tanto, por el argumento de que las actividades de los Cinco estaban justificadas y eran necesarias para salvar vidas."

Después de una larga cadena de atropellos, de dejadez, de incoherencia en la administración de justicia, de condenas excesivas y fuera de lugar, sin bases ni justificación, el próximo "20 de agosto, en la sede del Onceno Circuito de la Corte de Apelaciones en Atlanta, se llevará a cabo la próxima audiencia legal en las apelaciones de los Cinco Cubanos, otro paso importante en la lucha por su libertad y reivindicación. Los abogados de los Cinco presentarán sus argumentos en esta, la tercera vista oral desde que comenzaron las apelaciones en abril del 2003".

Se impone una solidaridad militante y de carácter mundial por el respeto de sus derechos, por el reclamo de su libertad, por una condena a los Estados Unidos por abuso de poder, por su intolerancia, por su prepotencia, y es necesario, en consecuencia, otorgar a Los Cinco el premio Nóbel de la Paz.

Para el día 20 de agosto "Una delegación de juristas prominentes, procedentes de varios países y de los Estados Unidos, asistirán a la audiencia legal para ser testigos del proceso y mostrar su apoyo".

Estamos conscientes que solo la solidaridad desde todos los rincones del mundo podrá doblar el brazo a los verdugos para que Los Cinco recobren su libertad, incluso solidaridad desde adentro, desde las propias raíces del pueblo norteamericano, con tradición democrática y de amor a la justicia, con apego a los derechos humanos para que la justicia pueda reencausar el derecho y respetar las garantías constitucionales del gran país del norte.

Una cuestión importante es que "Los participantes incluyen a: Ramsey Clark, ex-Fiscal General de EEUU; Cynthia McKinney, ex- Congresista de EEUU, y Juan Guzmán, juez chileno, quien dirigió el encausamiento del ex-dictador Augusto Pinochet. También estarán presentes representantes de la Asociación Americana de Juristas de EEUU y Canadá, del Gremio Nacional de Abogados, de la Asociación Internacional de Abogados Democráticos; y de Brasil, Ecuador, Alemania, Bélgica, Italia, Puerto Rico, y de los Estados Unidos.

El espacio de la sala es muy limitado; y la prioridad para los asientos en la corte será para los juristas y la prensa". Y ello es una muestra de la justicia de esa causa, de la nobleza de esos cinco hombres que constituyen un digno ejemplo de que la humanidad no debe perecer.

Incluso en un importante diario de los Estados Unidos se lee lo siguiente: "WASHINGTON, 5 de agosto.- El diario The New York Times destacó el caso de los Cinco antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos, condenados a severas penas de cárcel en un turbio proceso judicial celebrado en Miami.

El periódico reseña aspectos relevantes del caso, entre ellos la vista oral donde fueron sentenciados, las apelaciones, la audiencia del próximo 20 de agosto, y resalta el prestigio de que gozan los Cinco en la isla, donde son reconocidos como Héroes de la República.

Desde el 12 de septiembre de 1998 Fernando González, Antonio Guerrero, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González están en prisiones estadounidenses por el solo hecho de informar a su país sobre acciones terroristas preparadas en la Florida".

The New York Times también "refleja la hostilidad de las autoridades norteamericanas, que han impedido mediante la negación de visas que las esposas de Gerardo Hernández y René González, Adriana Pérez y Olga Salanueva, respectivamente, visiten a sus esposos".

El diario contrasta "el prolongado encierro de los Cinco con la reciente liberación del terrorista internacional Luis Posada Carriles", lo cual evidencia la falsedad del discurso antiterrorista de Washington.  Esto constituye una importante señal de que avanzamos en la hermosa jornada de conseguir la libertad de Los Cinco y con ello crear conciencia de que la especie humana debe sobrevivir a las locuras del imperio.

*Lic. Alfonso Torres Ulloa
Presidente de la Asociación Americana de Juristas –AAJ

Rama República Dominicana

Entrevista con Leonard Weinglass

Entrevista con Leonard Weinglass

Tomado del Sitio del Comité Nacional por la Libertad de los Cinco Cubanos: www.freethefive.org 

6 de agosto de 2007
Traducción por Juanita López
Exclusivo a www.freethefive.org

Entrevista con Leonard Weinglass, abogado de la apelación de Antonio Guerrero, realizada el 1ro. de agosto de 2007 por Gloria La Riva, coordinadora del Comité Nacional por la Liberación de los Cinco.

Gloria La Riva: Sr. Weinglass, la audiencia de la vista oral en la apelación de los Cinco Cubanos tendrá lugar ante el 11no. Circuito de la Corte de Apelaciones de Atlanta, el día 20 de agosto. Por favor, ¿puede usted explicar en qué situación se encuentra actualmente el caso de los Cinco Cubanos? ¿Cuáles son los argumentos que presentará la defensa?

Leonard Weinglass: La presentación de la vista oral será ante un tribunal compuesto por dos jueces. Posiblemente este tribunal sea aumentado a tres jueces, pero eso solo lo sabremos una semana antes de la presentación. Este es el mismo tribunal que inicialmente analizó el caso y decidió, en agosto de 2005, que los Cinco no habían tenido un juicio justo en Miami.

Esta decisión del año 2005 fue revertida por un panel completo de 12 jueces del 11no. Circuito, que votaron 10 a 2, por lo que el tema de la sede ya no lo podremos volver a presentar. Pero el resto del caso – apartándonos del tema del juicio justo y la sede – ha retornado al tribunal original, compuesto ahora por dos jueces, con la posible adición de un tercero, para la consideración de todos los aspectos restantes. El tercer juez se retiró hace aproximadamente dos años. Ahora tenemos un panel de dos jueces. Es posible que el tercer juez sea designado para la audiencia de este caso, pero nosotros lo sabremos solamente una semana antes de la presentación de los alegatos en la vista oral.

GLR: ¿Cuáles son los temas para la apelación?

LW: Tenemos una cantidad de temas que nos quedan, pero yo voy a resaltar los tres más importantes, que son los que tienen más posibilidades de ser incluidos en el alegato.

El primero es el referido a si procede o no la Causa No. 3, que alega una conspiración para cometer asesinato, contra Gerardo Hernández, surgiendo del derribo por parte de Cuba de dos aeronaves en el año 1996, y si se vaya a ser sostenida en la apelación.

La defensa está argumentando que la evidencia acerca de esa alegada conspiración es insuficiente desde el punto de vista legal. El argumento es sólido porque el gobierno en un punto del litigio reconoció que sus evidencias eran muy frágiles, y que de hecho no podían probar esa acusación. También está impactada por el hecho de que la corte de apelaciones, cuando nosotros argumentamos en un principio el caso en marzo de 2004 (el primer argumento oral ante el panel de tres jueces), también expresó su opinión acerca de que las evidencias en esta acusación eran frágiles. Por eso inicialmente nos concentraremos en eliminar la Causa 3.

Yo debo también puntualizar que esta es la primera vez en la historia en que un individuo ha sido responsabilizado por la acción de un estado soberano en defensa de su espacio aéreo. La Causa No. 3 nunca debió haber sido formulada, en primer lugar porque Cuba tenía el derecho de defender su espacio aéreo derribando esa aeronave. Pero aún asumiendo que fuera legalmente viable, nunca fue probada.

El segundo argumento que tendrá una significativa atención de la corte es el referido a la mala conducta en el proceso judicial, particularmente del fiscal (el Fiscal de los EEUU John Kastrenakes) en su alegato final ante el jurado.

El alegato final está constreñido por reglas muy precisas, que le prohíben al abogado argumentar más allá del alcance de la evidencia. En otras palabras, un fiscal no puede hacer afirmaciones en el alegato final que no estén sustentadas en evidencias o pruebas en el caso. En esta instancia particular el fiscal fue más allá de los límites del propio alegato.

Por ejemplo, él aseveró en un punto que los Cinco llegaron a los Estados Unidos no a monitorear las actividades de la red terrorista que había estado agrediendo al pueblo cubano, sino que, en lugar de eso, él alegó que el objetivo de los Cinco era destruir a los Estados Unidos. Esto fue mencionado no una, sino tres veces durante su alegato. Los Cinco estaban desarmados, no tenían explosivos, no cometieron actos de sabotaje o incendios, no amenazaron a nadie, pero aún así el fiscal hizo esa acusación.

Nosotros sostenemos que esta es una atroz mala conducta del fiscal y que, debido a ello, las dos acusaciones que alegan conspiración para cometer asesinato y la que alega conspiración para cometer espionaje, que son acusaciones con argumentos muy parecidos, deben de ser puestas a un lado. Y un nuevo tribunal debe ser otorgado con base de las mismas.

El tercer argumento en importancia es el referido a la sentencia de tres de los Cinco que fueron acusados de conspiración para cometer espionaje (Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino). Cada uno de los tres que fueron acusados recibió sentencia de cadena perpetua. Una sentencia a cadena perpetua ahora significa que usted realmente permanecerá toda su vida en prisión, sin salir, hasta su muerte. Este caso fue el primero en la historia de los Estados Unidos donde no hubo ningún documento clasificado. Es decir, no había nada referido a documentos sobre seguridad nacional en este caso.

Históricamente los casos notables de espionaje son casos que involucran a individuos que le pasan a un país extranjero datos, a veces cientos y miles de secretos estatales. En esos casos esas personas – los más notables de ellos son personas como Robert Hansen, del FBI, Aldrich Ames de la CIA, Robert Walker de la Marina de Guerra, que entregaron cientos, sino miles, de documentos— cad uno recibió cadena perpetua.

Pero en el caso de los Cinco no se presentaron documentos de ese tipo. Sin embargo, los tres están guardando prisión por las mismas sentencias a cadena perpetua como en los casos de esos notables espías. Entonces nosotros estamos alegando que esta sentencia, dados los hechos de este caso, es opresiva, irracional y está fuera de los límites establecidos por la ley. Esta era una sentencia que, obviamente, estaba reservada para los patriotas cubanos, quienes tomaron la responsabilidad de revelar y tratar de prevenir el terrorismo que emana de los Estados Unidos dirigido contra Cuba.

Estos son los dos principales cargos de las 26 acusaciones, y el tercero es la mala conducta del fiscal.

Si triunfamos en estos aspectos, significará un largo trecho recorrido para llevar a los tres que están sentenciados a cadena perpetua, y a todos los Cinco, de regreso a sus hogares con sus familias y compatriotas en Cuba.

GLR: Usted mencionó que la fiscalía no presentó evidencias para probar sus acusaciones de conspiración para cometer asesinato contra Gerardo Hernández. Esta es una acusación extremadamente no usual e irregular dado que incluso el fiscal durante el juicio fue al 11no. Circuito de Apelaciones con un “mandato de prohibición” acerca de las instrucciones del juez, porque el fiscal dijo que no tenían evidencia para declarar culpabilidad. ¿Qué se requería específicamente para declarar culpabilidad en este caso en que al fiscal le faltaron las pruebas?

LW: Lo que se requería para declarar la culpabilidad, según las leyes de los Estados Unidos, era una prueba más allá de una duda razonable, de que Gerardo Hernández había llegado a un acuerdo cuyos objetivos eran llevar a la muerte a las cuatro personas que murieron cuando sus aviones fueron derribados. No existe evidencia alguna de que Gerardo Hernández tuviera algún conocimiento de que el derribo de los aviones iba a ocurrir. Por lo tanto el caso se cae en cuanto a las evidencias.

Más allá de eso, no debió, incluso, haber existido una acusación de esa naturaleza. Esta acusación era improcedente debido a que Cuba, un estado soberano, estaba protegiendo su propio espacio aéreo, y haciéndolo sus aeronaves militares derribaron aviones intrusos. Esta actividad nunca antes había resultado una acusación contra una persona que no estaba de forma alguna involucrada en la acción militar.

GLR: ¿Y la fiscalía no planteó también que Gerardo Hernández sabía que los aviones iban a ser derribados en aguas internacionales? Sin embargo, Gerardo no formaba parte de plan alguno para derribar los aviones, aunque este fue un acto justificado y legal realizado por Cuba.

LW: Correcto. No existe evidencia de que él supiera que iban a ser derribados. La única evidencia  en el juicio fue que él recibió un mensaje desde Cuba de que sus compatriotas no deberían de volar en los aviones de Hermanos al Rescate durante aquel periodo.

[Nota: BTTR había invadido el espacio aéreo cubano en numerosas ocasiones en 1995 y 1996, a pesar de las repetidas advertencias de Cuba. El líder de BTTR, el terrorista sentenciado José Basulto, se había jactado públicamente, en declaraciones a la prensa de Miami, de que el 24 de febrero de 1996, su organización volaría sobre Cuba, y persistió en ignorar las advertencias de varias autoridades de los Estados Unidos y de Cuba. El gobierno de Cuba, el Departamento de Estado y la Administración de la Aviación Federal de los Estados Unidos notificaron a Basulto que Cuba estaba preparada para tomar acciones directas, con el fin de detener nuevas incursiones no autorizadas en el espacio aéreo cubano]

Donde fueron derribados los aviones no era directamente relevante, sin embargo el alegato del fiscal fue que Hernández era supuestamente parte de un acuerdo para derribar los aviones en aguas internacionales.

A Gerardo no le fue informado por qué sus compatriotas infiltrados en BTTR no deberían de volar, y tampoco fue informado acerca de lo que estaba sucediendo. Simplemente le informaron que sus compatriotas, que estaban allí con él, no deberían de volar. Esto estaba muy lejos de decir que él tenía conocimiento acerca de que iba a tener lugar un derribamiento de aviones.

GLR: Refiriéndonos a las sentencias a cadena perpetua, usted había explicado que en la prisión federal no había posibilidad de salir en libertad condicional, o de una puesta en libertad antes doctrina del término, excepto cuando el prisionero muere. ¿Esta política de cadena perpetua sin libertad condicional ha existido siempre, y si no es así,  cuándo cambió?

LW: La libertad condicional fue abolida en el sistema federal en los Estados Unidos y yo creo que el cambio ocurrió aproximadamente en 1994. El caso de los Cinco surgió en 1998, después del cambio, por lo tanto los Cinco fueron sentenciados bajo la nueva regla con la libertad condicional abolida.

GLR: ¿Los prisioneros que fueron sentenciados a cadena perpetua antes de 1994 tienen derecho a la libertad condicional?

LW: Sí. Yo creo que ellos comienzan a tener ese derecho cuando han permanecido en prisión aproximadamente 32 o 34 años.

GLR: ¿Cómo afecta este caso las garantías a una justicia legal en que la mayoría de las personas en este país se han fiado en las cortes? ¿Y que más se puede hacer para los Cinco en cuanto al asunto de la sede?

LW:  La decisión sobre la sede – que nosotros pudiéramos apelar en una etapa posterior ante la Corte Suprema de los Estados Unidos — afecta  a todos los que son llevados ante la barra de la justicia en América. Las reglas sobre la sede, antes de esta decisión, eran reglas designadas para proteger a un defendido de ser llevado a un juicio ante una comunidad que se encuentra excitada como resultado del prejuicio en contra del acusado. Esta parte fundamental y legal del sistema de justicia penal fue socavada por la decisión del panel de los 12 jueces del 11no. Circuito en agosto de 2006.

Si nosotros perdemos ante este panel actual, entonces tenemos el derecho de plantear el tema de la sede ante la Corte Suprema de los Estados Unidos. Por lo tanto, esto afecta a todos los que son llevados a juicio en América.

El asunto de la sentencia afectará también a todos los que sean acusados de conspiración para cometer espionaje, debido a la naturaleza draconiana de la sentencia de los Cinco.

El cargo de conspiración para cometer asesinato contra Gerardo Hernández sentará un precedente primario, al acusar a una persona en los Estados Unidos de conspirar para acometer asesinato por un derecho soberano foráneo para proteger su propio espacio aéreo. Este caso en muchas formas tendrá su impacto sobre el estado de ley en los Estados Unidos.

GLR: A pesar de los obstáculos impuestos por el juez en el juicio, los abogados de la defensa de los Cinco trataron de mostrar la larga historia de terrorismo en Miami y la sola razón existente para la misión de los Cinco en Miami de detener el terrorismo. Desde que fueron condenados se han hecho descubrimientos, revelaciones de planes continuos en contra del pueblo cubano por los terroristas con base en Miami. Y, desde luego, en mayo, uno de los más notables, Luis Posada Carriles, fue liberado para ir a acompañar a sus cómplices en Miami. ¿Qué papel pueden jugar el descubrimiento de estas acciones en la lucha por la liberación de los Cinco?

LW: De los nueve aspectos que serán argumentados ante el panel de dos jueces, yo solo mencioné los tres principales. Existen otros seis aspectos. Uno de ellos es el de la justificación. Según la ley americana una persona acusada de un delito puede reconocer la comisión de tal delito, y después argumentar que la comisión del delito estaba justificada por la necesidad de evitar un daño mayor. Esta es una forma de defensa propia, extendida a actos que protegen a otras partes. Esto fue argumentado en el juicio primario. Pero la jueza del tribunal [Joan Lenard] apartó este tema del jurado, por lo que nunca fue tomado en cuenta por el mismo. Nosotros planteamos que esto era un error. Nosotros estaremos argumentando que la “defensa de la necesidad” debería haber sido sometida al jurado, porque los Cinco llegaron a los Estados Unidos con el fin de evitar más violencia, lesiones y daños a otros.

La razón por la cual yo no la mencioné inicialmente es que las cortes en los Estados Unidos tienen la tendencia a desacreditar a la defensa, particularmente en el contexto político en el que surgió este caso. De todas maneras, observe las revelaciones relacionadas con Posada Carriles, Orlando Bosch y otros, quienes el gobierno ha reconocido que estaban involucrados en acciones de terrorismo.

Los Cinco vinieron aquí para frenar sus actividades. Este caso presenta un record más fuerte que ningún otro caso de los que yo haya estado al tanto, por el argumento de que las actividades de los Cinco estaban justificadas y eran necesarias para salvar vidas.

GLR: ¿Tiene usted ejemplo del uso de “la defensa de necesidad”?

LW: Yo lo usé con éxito en la defensa de la hija del presidente Carter, Amy. Ella ocupó un edificio, con otros estudiantes, en la Universidad de Massachusetts, protestando porque los agentes de la CIA llegaron al campus a reclutar estudiantes para la CIA. Ella reconoció que ella ocupó el edificio y que eso era un delito, pero argumentó que estaba justificado por la doctrina de la necesidad, porque la CIA  estaba comprometida entonces en una guerra ilegal en Nicaragua.

Esto fue argumentado al jurado y Amy Carter y los otros dieciséis estudiantes acusados fueron todos absueltos.

GLR: Si en esta apelación no se consigue una atenuación suficiente para los Cinco, ¿existe alguna otra posibilidad de apelación, sobre la base del argumento original de su misión antiterrorista?

LW: Bueno, en el juicio los abogados hicieron un buen trabajo mostrando a la corte y al jurado 35 pruebas demostrativas de la larga historia de violencia terrorista dirigida contra Cuba desde el área del sur de la Florida. También presentaron testigos en vivo quienes estuvieron involucrados en estas acciones, para que el jurado viera y oyera. De hecho, nuestro panel original de tres jueces, cuando escribió una opinión de 93 páginas revirtiendo el caso, debido a los prejuicios en Miami, cita en las notas al pie la evidencia que fue presentada en la corte, y se refiere a Posada Carriles como un terrorista. (La opinión de 93 páginas, con fecha 9 de agosto de 2005, está disponible en nuestro sitio web).

Esto fue todo ante el juez en el tribunal original, pero el juez apartó este tema de la vista del jurado. Ahora, si nosotros perdemos esta apelación, ¿podemos archivar una nueva apelación sobre habeas corpus, incorporando algunas de estas nuevas informaciones que han llegado a aclarar a partir del final del juicio? La respuesta es probablemente que sí, y esto es algo que nosotros, sin lugar a dudas, investigaremos, porque estamos llevando registros de todas las informaciones nuevas, una vez que el argumento está concluido, y una vez que tengamos una decisión.

GLR: La defensa está enfocada en tres aspectos principales en el alegato oral. ¿Es así porque el tiempo del equipo de la defensa está limitado a 30 minutos, o por los límites que ustedes tienen en total en la apelación?

LW: La apelación comprende un record de 119 volúmenes de transcripciones, 20 000 páginas de pruebas. Nosotros hemos recibido un total de 30 minutos para argumentar los nueve aspectos. Si los distribuyes, esto nos da tres minutos para cada aspecto. Como sucede con todas las apelaciones, los abogados tienen que analizar cuáles aspectos argumentarán. Después de la reunión con todo el equipo nos hemos concentrado en tres aspectos que nosotros sentimos que pueden llevarnos a revertir las acusaciones principales, y sentar las bases para la liberación de los Cinco.

Pero esto todavía nos da solo 5 o 6 minutos para cada uno de los aspectos que estamos tratando de argumentar. El límite de 30 minutos estipula los aspectos que nosotros seremos capaces de argumentar y qué tiempo le podremos dedicar a cada uno de ellos.

GLR: ¿Pueden ustedes tratar todos los aspectos en los informes escritos?

LW: Todos los aspectos están tratados detalladamente. Existe una limitación en el número de palabras que se puede poner en un informe escrito, y nosotros hemos usado todo el espacio que se nos ha asignado para argumentar los nueve aspectos.

GLR: Ha estado usted en comunicación recientemente con alguno de los Cinco Cubanos?

LW: Yo estoy en comunicación con más frecuencia con Antonio Guerrero. Justamente acabo de recibir una carta suya fechada el 19 de julio. Su moral, como es usual, está muy alta. Él está completamente consciente de lo que está pasando en la corte, y los argumentos que estamos próximos a presentar. Se mantiene fuerte y optimista.

GLR: Usted tiene una larga historia defendiendo a activistas políticos desde el año 1960. En este caso, con el movimiento existente en los Estados Unidos y en todo el mundo para apoyar la liberación de los Cinco, ¿cómo usted valora la importancia del apoyo político con relación a este caso?

LW: Este es el primer caso en nuestra memoria que será argumentado por tercera vez en apelación. Para todas nuestras memorias colectivas, esto no había sucedido nunca antes. ¿Por qué está sucediendo en este caso?  Nosotros creemos que es por la atención interna e internacional que ha recibido este caso. Como abogados conocemos que tenemos el derecho de argumentar y el derecho de escribir apelaciones. Pero sabemos también, por experiencia, que el hecho de que los argumentos sean oídos o no, o de que las apelaciones sean tomadas seriamente depende, frecuentemente, de la intensidad del apoyo y de cuán amplio sea el interés en el caso.

Es gracias a todos aquellos que han trabajado diligentemente para llevar el caso de los Cinco Cubanos a la atención pública, que nosotros podemos tener la oportunidad de hacer una tercera presentación oral. Nosotros no podemos descansar hasta que Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, René González y Fernando González estén en sus hogares en Cuba con sus familias.

Muchas gracias.

Unnecessarily punitive -- Amnesty International calls for temporary visas to be granted to two wives of the Cuban Five

Jan. 17, 2007
Reprinted from Amnesty International     In: www.freethefive.org

Amnesty International is once again urging the US authorities to stringently review its decision to deny temporary visas to the wives of two Cuban nationals serving long federal prison sentences in the USA, and, in the absence of reasonable and conclusive evidence for continuing for them to be withheld, to grant them temporary visitation visas so that they may visit their husbands in the US.

The men, Gerardo Hernández and René Gonzáles were convicted in 2001 of acting as unregistered agents of the Cuban government. Adriana Perez has not been permitted to visit her husband Gerardo Hernández since his arrest in 1998, while Olga Salanueva, wife of René Gonzáles, and their eight-year-old daughter, have not seen him since the eve of his trial in 2000.

Since 2002 the US government has denied the wives’ applications for temporary visas for different reasons relating to terrorism, espionage and issues of national security. Yet, neither woman has faced charges in connection with such claims, nor have their husbands been charged with, or convicted of terrorism.

Adriana Perez and Olga Salanueva have made representations to Amnesty International in which they deny being a security risk to the US, while their husbands are currently held in ‘general population’ within prison which suggests that they are not considered to present a security risk to the country.

Amnesty International is not in a position to judge the evidence on which the government has made the decision to deny the women temporary visas for visitation purposes. However the organization has repeatedly raised the issue with the US authorities since 2002 because it believes that denying the men visits from their wives (and in one case, also his child) is unnecessarily punitive and contrary to standards for humane treatment of prisoners and states’ obligations to protect family life.

The organization believes that this deprivation is particularly harsh given the length of the men’s sentences (René Gonzáles has been sentenced to 15 years’ imprisonment and Gerardo Hernández to life imprisonment) and the questions that have been raised about the fairness of the men’s convictions.

Background Information on challenges to the convictions of the Cuban Five

In May 2005, the UN Working Group on Arbitrary Detention (WGAD) issued an opinion finding that the USA had failed to guarantee the Cuban Five a fair trial. The WGAD opinion was based on information provided by the prisoners’ families, and included concerns about the trial venue, use of classified evidence and the fact that the defendants were kept in solitary confinement for months before trial, making access to evidence and communication with their attorneys reportedly more difficult.

In August 2005, the convictions of all the Cuban Five were overturned by an appeals court and a retrial was ordered, on the ground that pervasive hostility toward pro-Castro Cubans in Miami (where the trial was held) was prejudicial to the accused. This decision was reversed on 9 August 2006 by the US Court of Appeals for the Eleventh Circuit on a finding that no such prejudice had been shown in the selection of the trial jury.

AI has not reached a conclusion on the fairness of the proceedings, many of which have still to be raised on direct appeal. However, it continues to seek further information on this issue.


Una medida punitiva innecesaria:

Amnistía Internacional Pide Que Eeuu Concedan Visados Temporales A Las Esposas De Dos De Los "Cinco Cubanos"

Amnistía Internacional insta una vez más a las autoridades estadounidenses a que revisen detenidamente su decisión de no conceder sendos visados temporales a las esposas de dos ciudadanos cubanos que cumplen largas penas de cárcel en Estados Unidos y, si no hay razones concluyentes para continuar negándoselos, les proporcionen los visados para que puedan ir a visitar a sus esposos.

Los dos hombres presos, Gerardo Hernández y René Gonzáles, fueron declarados culpables en 2001 de ser agentes no registrados del gobierno cubano. A la esposa del primero, Adriana Pérez, no se le ha permitido visitarlo desde que fue detenido, en 1998, mientras que la del segundo, Olga Salanueva, y la hija de ambos, de ocho años, no lo ven desde la víspera de su juicio, celebrado en 2000.

El gobierno estadounidense rechaza desde 2002 las solicitudes de visado temporal de ambas mujeres, aduciendo distintas razones relacionadas con terrorismo, espionaje y cuestiones de seguridad nacional. Sin embargo, ninguna de las dos ha sido acusada jamás de tales delitos, ni tampoco han sido sus esposos acusados ni declarados culpables de terrorismo.

Adriana Pérez y Olga Salanueva se han dirigido a Amnistía Internacional para explicar que no representan una amenaza para la seguridad de Estados Unidos y que sus esposos se encuentran recluidos junto con la "población general" de la prisión, lo que indica que no se considera que entrañen riesgo alguno para la seguridad del país.

Amnistía Internacional no está en condiciones de juzgar las razones del gobierno para tomar la decisión de negar a estas mujeres un visado temporal que les permita visitar a sus esposos. No obstante, la organización ha expuesto reiteradamente la cuestión a las autoridades estadounidenses desde 2002, pues considera que negar a estos hombres las visitas de sus esposas (y de su hija, en el caso de uno de ellos) es una medida punitiva innecesaria y contraria a las normas sobre el trato humano debido a los presos y a la obligación que tienen los Estados de proteger la vida familiar.

La organización cree que esta negativa es particularmente estricta dadas las largas condenas impuestas a ambos hombre (15 años a René Gonzáles y cadena perpetua a Gerardo Hernández), y dadas también las cuestiones que se han planteado sobre si las sentencias condenatorias se dictaron en un juicio con las debidas garantías.

Información complementaria sobre impugnaciones de las sentencias condenatorias de los "Cinco Cubanos"

En mayo de 2005, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria emitió una opinión en la que se determinaba que Estados Unidos no había garantizado a los "Cinco Cubanos" un juicio justo. La opinión estaba basada en información proporcionada por las familias de los presos, y se expresaba en ella preocupación por la jurisdicción donde se había celebrado el juicio, el uso en él de pruebas clasificadas y la reclusión de los acusados en régimen de aislamiento durante meses antes del juicio, lo que, según informes, había dificultado el acceso a las pruebas y la comunicación de los acusados con sus abogados.

En agosto de 2005, un tribunal de apelación anuló la sentencia condenatoria de los "Cinco Cubanos". Se ordenó entonces un nuevo juicio por considerarse que la hostilidad hacia los cubanos partidarios de Castro imperante en Miami (donde se había celebrado el juicio) había sido perjudicial para los acusados. Sin embargo, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos revocó la decisión el 9 de agosto de 2006 por considerar que no había habido muestras de tal perjuicio en la selección del jurado.

Amnistía Internacional no ha llegado a ninguna conclusión sobre si se cumplieron las debidas garantías en los procedimientos, muchos de los cuales tienen todavía que verse en apelación directa. No obstante, la organización continúa reuniendo información sobre esta cuestión.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Communique from the National Committee to Free the Cuban Five

31 December 2006

Dear Sisters and Brothers,

The year 2006 was one of much action and organizing, both nationally and internationally for the Five heroes. In the United States, our committee, affiliates and all supporters worked hard to break through the media blockade, to support the defense in the legal battle, and to mobilize visibility and public awareness. Among the year’s highlights were:

• Mobilizing to fill the Atlanta courtroom with international and national jurists and other supporters for the Oral Arguments hearing on Feb. 14, as well as the press conference and evening forum afterwards;

• Utilizing our Five Freedom Fund, we were able to conduct a media campaign through the spring and summer, building a significant database of journalists who cover Cuba-related issues, and organizing several press conferences on each legal and political development of the Five’s case. This resulted in significant newspaper coverage in the Los Angeles Times, Reuters and Associated Press stories, New York Daily News, Washington Post, and many other newspapers, along with numerous radio and other media interviews about the Cuban Five on many stations;

• The inspiring September 23 march and forum from the U.S. Justice Department to the White House, where we brought together more than 600 people from across the United States to demand the Five's immediate freedom as well as the extradition of  notorious terrorist Luis Posada Carriles. The Sept. 23 organizing campaign, part of the Sept. 12-Oct. 6 international call, resulted in hundreds of new contacts and individuals wanting to get involved.

• Strengthening our collaboration with many current and new international committees on every continent, and working more closely with our Canadian counterparts from Montreal to Toronto to Vancouver. We look forward to more coordinated actions.

• Keeping up the pressure to demand the extradition to Venezuela of the terrorist Luis Posada Carriles or his prosecution by the U.S. government for the 1976 bombing of Cubana flight 455, by holding protests in El Paso at the detention center where he is held, and by linking the anti-terrorist fight of the Five, with the U.S. hypocritical pro-terrorist support of Posada;

• Our ongoing support of the Cuban Five, with visits, logistical support during some of the families’ visits, as well as the solidarity support for our brothers.

• Our website is much improved, constantly updated, and its new features allow other committees to utilize the calendar, and to submit reports on their support work for the Five. Almost everything posted on the website is now posted in English and Spanish, allowing us to reach even more supporters and potential supporters of the Five. Videos and slideshows of the Sept. 23 march, as well as audio of the important speeches delivered at the press conference which preceded the march and at the forum which followed it, were made available on the web where they were viewed and listened to by thousands of people.

• In various cities we organized for the December international campaign honoring the Five's heroic stance at their sentencing, and reached many new people through our efforts, from San Francisco to Colorado. There is much more to be said about all the U.S. support organized in the United States, the many forums and demonstrations by the Cuban progressive community in Miami and southern Florida, and their inspiring donation of almost $30,000 to the Five Freedom Fund; the William Mitchell College of Law presentation by Leonard Weinglass, to almost 400 people, which we initiated along with the school’s NLG chapter and the Minneapolis Committee to Free the Five; presenting the campaign for the five along with Weinglass at the NLG’s national convention, Austin, TX, in October. The National Committee participated and organized events in Los Angeles, Seattle, New York City, Chicago, Santa Barbara, New Paltz NY, Washington DC, Atlanta, and Miami.

Other efforts supporting the Five have included the Popular Education Project’s ongoing campaign demanding that the New York Times cover the case of the Five; the tour of Salim Lamrani’s Superpower Principles, with a forum featuring Noam Chomsky speaking to more than 400 MIT students in Boston; and many initiatives by other organizations.

• The National Committee to Free the Cuban Five has had a constant presence for the Five at the national anti-war marches and rallies, to reach this indispensable audience of progressive activists. Thanks to the support of the ANSWER Coalition, the Five and Cuba have been represented by speakers at the main rallies.

For more information on the numerous international actions, such as the Madrid protest of 5,000 people for the Five, the actions in Ukraine and Russia, the wide and varied support throughout Latin America, the support of European, Italian and British parliamentarians, and of course the Cuban people’s fight for their compatriots, read our website: www.freethefive.org and www.antiterroristas.cu

Through all the actions and educational work organized by the Cuban Five's supporters on every continent, the foundation has been laid for stronger and broader efforts for 2007. As we enter the New Year, we share with all our sisters and brothers renewed optimism and determination to expose the United States government’s outrageous imprisonment of Gerardo, Antonio, Ramón, Fernando and René, and will not let up our efforts until they are free.

We will soon announce exciting new projects of our committee. In the meantime, let’s keep vigilant for new legal developments on the current appeals of the Five before the two-judge panel of the 11th Circuit Court of Appeals in Atlanta. It is very likely that a decision will come this year on the nine remaining issues that were temporarily set aside by the judges (read the Nov. 22 Leonard Weinglass interview on our website describing the appeals).

The New Year brings optimism and hope for victories in the worldwide struggles for social justice. We extend our solidarity to all those fighting for justice.

As we start a new year, we salute the Cuban people for their economic, social and economic successes in the year 2006 and wish them continued victories for 2007, on this, the 48th anniversary of their Revolution. This is what the Cuban Five are defending, a society where the fundamental rights of health, education, employment, housing, equality and social peace are guaranteed. For Cuban President Fidel Castro, we extend our sincere wishes for a complete recovery.

The Cuban Five Heroes Will Return Home!

In unity, peace and friendship,

The National Committee to Free the Cuban Five

Interview with Leonard Weinglass, attorney for Antonio Guerrero

Interview with Leonard Weinglass, attorney for Antonio Guerrero

Nov. 22, 2006

New briefs have just been filed in the appeals of the convictions of the Cuban Five. What follows is an interview conducted by Gloria La Riva, Coordinator of the National Committee to Free the Cuban Five, with Leonard Weinglass, the attorney for one of the Five, Antonio Guerrero.

Gloria La Riva (GLR): Can you please explain where the appeals stand at this point, giving us an update since the Aug. 9 decision that denied the Cuban Five a new trial?

Leonard Weinglass (LW): On Aug. 9, 2006 we received the opinion of the en banc court in Atlanta. By a vote of 10 to 2, that court affirmed the trial court judge who denied venue change. There was a 53-page strong dissent by the two judges who are part of the three-judge panel that originally ruled in our favor on venue.

But the case was remanded back to our original panel—which now consists of two judges—with the direction that the panel consider the remaining nine issues that we originally argued in our appeal. The third judge on the panel retired.

We then heard on Oct. 17 from that panel of two judges. They wanted additional supplemental briefs filed by both sides, with our brief being due first on Nov. 20. We just filed on the eve of the 20th, and the government has until Dec. 17 to respond.

There are three briefs which we filed, addressing all nine issues, but we highlighted four of the nine issues. Those four issues are:

That Count 3, or conspiracy to commit murder, was not proven and should be dismissed. Secondly, the conspiracy to commit espionage was not proven and in any event, the life sentences that were meted out on the basis of that conviction were excessive and outside the range on which the judge could sentence the three to life.

Thirdly we argued that the prosecutors’ procedure during the trial violated prosecutorial norms, was prosecutorial misconduct, and particularly true on their final argument to the jury. The prosecutors pleaded with the jury to find the five guilty because, to use their words, “They came to the United States to destroy the United States.” That was mentioned not just once, but three times. That would reverse, if the court so found, both conspiracy charges, conspiracy to commit espionage and conspiracy to commit murder.

Lastly and forthly, we argued at length the way the trial judge handled the CIPA issues—Classified Information Procedures Act. In this case there were no classified documents. But what happened is the government classified each and every one of the defendants’ own documents top secret and then argued that because of that, the provisions of the CIPA applied. We were denied access to some of our own documents.

We argued those four issues in the new supplemental briefs. Those issues again are: Conspiracy to commit murder should be discharged; secondly the conspiracy to espionage should be reversed for insufficiency of evidence; third, the sentencing on the espionage charges were grossly out of line with existing law; and forthly, the prosecution committed misconduct. Finally the application of the CIPA provisions was wrong in this case.

As things now stand, we are waiting until Dec. 20 when we will receive the answering brief of the government. At that point we will decide whether or not to ask for the opportunity to file a reply brief and we will do that if it is necessary.

We also suggested to the panel that we are willing to participate in the re-argument of any or all of the nine issues if the court so wished.

GLR: Would those be oral arguments?

LW: Yes, if the court so wished, and we are waiting to hear from the court on that.  If we don’t hear further and a reply brief is not necessary, we will then wait for a decision of the panel.  We can’t tell when it will be forthcoming. Our best estimate we have is sometime probably between February to May, in that time frame. We can’t be sure. You have to bear in mind that this is the same panel that took 16 months to decide the issue of venue. It is very hard to predict.

GLR: You explain that two judges are reviewing the issues. If there were a dispute between the two, what happens then?

LW: If the two cannot agree, then the chief judge of the 11th Circuit will appoint a third judge and that judge will then participate in the decision-making. You must have two judges in agreement in order to have a valid decision by the appellate court. If these two judges agree, that’s the end of it. If they don’t it will require a third judge.

GLR: What are the next immediate steps legally if there is not a satisfactory outcome, or a partial victory in the upcoming decision?

LW: We can appeal any issue that this panel rules against us. It would first be to an en banc court of the 11th circuit which we have already visited on the issue of venue. Then we would ask, directly by petition to the United States Supreme Court, for a review of those issues, as well as the venue issue, which we can also bring to the Supreme Court. That is, if we fail before the panel.

GLR: If you are not successful at this level, what options do the attorneys then have?

LW: All we have been talking about at this point in time, is what is called a direct appeal. That is a straight appeal up from the conviction. If we lose everywhere, including in the Supreme Court, we then have a right to start a collateral appeal. It would be an appeal by way of habeas corpus on constitutional grounds, not repeating issues already raised and decided, but based on new issues that have not been raised and are available to us.

GLR: The defense team has worked very diligently in the appeals. Do you have a message to people involved in the support movement in the United States and around the world?

LW: The efforts of the supporters are a great help, that is a lesson of history. It has happened in every major case, and it has even happened in this case. We are convinced that the victory we had, which was an unprecedented victory in August of 2005, was in response to the showing of support that happened domestically and internationally.

The court that overruled that 2005 decision is a court that has never ruled on behalf of any defendant in the last quarter century. We were up against an insurmountable obstacle in that court. But the support historically has mattered.

We have a long way to go, but the current context is very critical. The two judges we are before now and the issues that are being presented, give us at this moment probably our greatest opportunity to free the Five. This is a critical time and it is very essential that the support network be actively engaged in the case.

GLR: You have spoken in recent weeks about the Cuban Five to a number of different audiences, in the forum on September 23 in Washington, DC, during the Salim Lamrani book tour in New York City, at the William Mitchell College of Law on Oct. 16 in Minneapolis to hundreds of law students and professors, as well as the National Lawyers Guild national convention in Austin Texas. What has been the response of the people to your presentation on the Five, hearing about the case for the first time?

LW: I think there is a lot of shock and disbelief, first, that the people have not heard of this case, which was the longest trial in the United States at the time it occurred. It was a trial involving major issues of foreign policy, with the president’s advisor on Cuba testifying under oath, two retired generals and an admiral, plus high-ranking officials of the government of Cuba, who testified.

All of this, the matters of great substance and consequence, were never the subject of major news coverage. And that shocks people. But beyond that, it is the substance of what occurred, the history of Cuba and the United States, of terrorism launched from these shores against a country with whom we are at peace and a fellow member of the United Nations.

All of this is of great shock and disbelief to people who hear about it. I think it would be fair to say that it raises in people’s minds and their feelings, a revulsion against this history of what happened, and a great sense of sympathy for the five who are doing extraordinarily long sentences, for doing the heroic work for their country.

GLR: There were a number of media interviews with you this summer after the reversal of the Five’s victory. Did you get a sense of some of those reporters’ attitudes and feeling about this case, compared for example to the U.S. government’s treatment of the terrorist Luis Posada Carriles?

LW: First, it reminds me of the recently changed attitude of the media towards the Iraq war, where they are now writing a lot about, ‘Where were we when we had the opportunity to expose the lies that got us into this war? Why weren’t we more astute, more aggressive?’ The media’s reaction to the Posada Carriles and newer developments were, ‘Why didn’t we follow this case more closely when it happened?’ There is a lot of mea culpa, There is a lot of blaming themselves and feeling of unworthiness for not paying closer attention. There is a feeling that the Posada case has to be closely reported and implicated together with the case of the Five.

I am pleased to see that, not only with respect to the support network but the media itself, it is reporting the two cases—the Five anti-terrorists and the terrorists like Posada—together, in a single story, exposing the U.S. hypocrisy.

GLR: You recently visited Antonio Guerrero in Florence prison, Colorado. Have you visited the other brothers?  How are they?

LW: I visited Antonio in mid-October, who is as productive as ever. He has a new book coming out, on his poetry, calligraphy and artwork. It includes a portrait of Nelson Mandela, who autographed it and sent it back to Antonio, which I have a copy of.

I have also visited René González in Florida and I visited Gerardo Hernández in California, both of them with respect to the denial of the U.S. government to allow the wives to visit. I introduced them to a new lawyer who will be taking up the cases of Adriana Pérez and Olga Salanueva.

GLR: How are their spirits?

LW: All of them are very high energy, very inspirational to be with, very clear, optimistic, but realistic of what they face and why. These are men who have devoted their lives to fighting for a noble and a just cause and they reflect that in their spirit and attitude.

GLR: On behalf of everyone in the Cuban Five solidarity movement, we thank you Leonard, Richard Klugh and all the defense team for everything you are doing for the five Cuban heroes.

LW: Thank you.

(from the Newsletter of the National Committee to Free The Cuban Five)

Defense Statement

Your Honor,
Allow me to say that I share everything that has been said in this courtroom by my four brothers in arms: Gerardo Hernández, Ramón Labaniño, René González and Fernando González. They spoke with dignity and courage to the Court. (...)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres